¿Es fácil creer?

Por Juan Ramón Junqueras Vitas (Periodista y teólogo)

No puede ser tan sencillo, querido creyente, ni está tan claro que Dios exista. Porque si lo fuera, ni mis amigos ateos estarían donde están, ni yo me encontraría de vez en cuando turbado y sin agua que beber, en mi particular pozo sin fondo existencial. Respeto a los que así lo veis, y tenéis esa doble porción del don de la fe. Sin embargo muchos, millones de creyentes, se debaten cada día entre la duda y la certeza, unos dejan bascular la balanza hacia el lado del ateísmo, y otros tantos “deciden” creer. No porque lo vean claro, sino porque están cansados de dar coces contra el aguijón. Soy uno de esos. Ya lo sabéis. Y no seré yo quien se convierta en portavoz de los ateos, que se bastan y se sobran ellos solitos, y mil pruebas dan de eso todos los días y hasta hoy. Tú les haces preguntas pretendiendo, a veces, colocarlos en un callejón sin salida. Pero es que ellos no pueden responder a tus preguntas, querido creyente, porque están en otro plano de reflexión, y ni siquiera les sirven las mismas preguntas que a ti, ni, por supuesto, las respuestas que quieres conocer.

Voy a intentarlo yo con las mías: ¿Qué ves, ateo querido, cuando miras hacia arriba y dejas de contar estrellas, porque te bailan los ceros? ¿Qué ves cuando miras hacia dentro, y descubres a tu consciencia haciéndose una pregunta sobre ti mismo?

Si contesta, que lo hará, has de estar abierto a sus respuestas, amigo creyente. No te contará lo que quieres oír, ni argumentará en el plano donde te mueves. Lo hará en el suyo y, si estás atento y quieres escuchar, le oirás decir lo que piensa, como lo oigo yo. Y cuando te aseguro que cuando llegamos a esas, ni yo tengo argumentos para responder a los suyos —porque la ciencia no se equivoca en su análisis de los hechos, aunque pueda hacerlo en su interpretación— ni él puede responder a los míos cuando le digo que todo lo que me cuenta fue mío y, aun así, decidí creer. Oirás todo eso, y mucho más. Pero has de querer escuchar.

2 comentarios sobre “¿Es fácil creer?

Agrega el tuyo

  1. A estas alturas de mi vida, se que creer o no creer, ni es fácil ni difícíl. Es algo que tienes o no, y estoy bastante segura que no es optativo.
    Es como el Amar, se ama a alguien, o no, independientemente de que quieras o no. No se puedes forzar.
    Incluso yo que se que existe Dios desde siempre, cuando leo algunas respuestas magníficas de grandes escritores cristianos y a los cuales leo a menudo y a veces comparto sus escritos, cuando llego a la respuesta de si existe o no existe Dios, a mí me confirma mi fe, sin embargo a un ateo tal vez no le llega porque todas las respuestas están escritas y sin fe no demuestran nada.
    La Palabra dice que la fe viene por el oir, y oir por la palabra de Dios
    ¿ Cuantos millones de personas leen y escuchan la Palabra de Dios y no la creen ?.
    Entonces ¿ qué ?
    Esta es la mayor incógnita que existe puesto que sabemos que Dios no hace acepción de personas.
    No puedo decír que decidí creer en Dios, pero sí, que creyendo, decidí seguír a Cristo.
    He llegado a la conclusión que por mucho que nos afanemos no podemos añadir ni un codo a nuestra estatura espiritual
    Y por contra, cada día el Señor añade a su iglesia los que han de ser salvos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: