DiverGente: muebles antiguos, y muebles nuevos

Por Juan Ramón Junqueras Vitas (Periodista y teólogo)

A unos les gustan los muebles antiguos, llenos de historia y de recuerdos, hechos de madera vieja y piel curtida, con agujeritos producidos por la carcoma pero tratados contra la quera para que puedan seguir cumpliendo su función. Esos pequeños huecos nos hablan de batallas luchadas, cicatrices que nos recuerdan que se han ganado su sitio por derecho propio. No los arrinconamos, porque sabemos que tienen aún mucho servicio que prestar. Los veneramos con la pasión de quienes aprecian los esfuerzos de tantos y tantas que nos trajeron hasta donde estamos. Son de los nuestros.

A otros les gustan los muebles modernos. La vanguardia hecha arte. Arriesgando con sus formas y colores, a veces difíciles de compaginar con el resto del mobiliario. Son los que rompen con lo clásico, los que aportan nuevas formas de entender los espacios. Construidos para la misma función que los rústicos, reinterpretan usos y costumbres y los adaptan a las nuevas tendencias. Han sido testigos de muy pocas cosas aún, pero la innovación que desprenden hace que nos fijemos en ellos y nos apetezca probar sus texturas. No son tan cómodos como sus antecesores; a veces se nos clavan en el trasero, y nos preguntamos para qué los hemos traído. Pero no podemos desprendernos de ellos porque su visión oxigena nuestra mirada. Parecen solo decorativos, aunque intuimos su poderoso y prometedor mensaje: nada es para siempre, las cosas cambian, lo nuevo promete. Son la semilla de futuras tendencias que se harán realidad un día. También son de los nuestros.

Y así mezclamos estilos. Lo rústico y lo moderno, lo de ayer y lo de mañana, disfrutándolos hoy. Todos ellos alrededor de una chimenea, paradigma también de lo antiguo y de lo nuevo. Porque si desde siempre ha habido chimeneas en las casas, no es menos cierto que el fuego que las hace útiles ha de ser siempre nuevo, siempre alimentado por leña de hoy. Si no echamos nueva madera, el fuego se muere. Por eso cabemos todos en esta casa: porque somos todos distintos y todos útiles en nuestra función.

Será bueno que todos juntos, todos codo a codo, velemos para que cada uno tengamos nuestro lugar en este hogar que es DiverGente. Siempre fue esa la voluntad de los promotores. Siempre quisimos conseguirlo, y no cejaremos en nuestro empeño. Distintas personas, distintas sensibilidades, conviviendo para aprender más y mejor. Nadie sobra si se desenvuelve con respeto; pero todos sobraremos si no sabemos respetarnos los unos a los otros.

 

Un comentario sobre “DiverGente: muebles antiguos, y muebles nuevos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: