Religión intrusiva

Por Francesc A. G. (Graduado en Historia del Arte, graduado en Magisterio, profesor en Educación Especial, humanista y ateo)

El fenómeno religioso no puede ser abordado en términos de “original y copia”. Por definición, cada confesión religiosa defiende una verdad que no es compartida por las demás confesiones. O dicho de otro modo: la contradicción entre las presuntas verdades sostenidas por las distintas confesiones religiosas hace imposible llegar a un acuerdo sobre cuál de ellas tiene razón. Por lo tanto, las religiones no son inclusivas, sino excluyentes, ya que todas defienden su exclusividad y pureza frente a la extravagancia de las demás. Y no hay manera de salir de ese atolladero ya que, como todas proclaman su exclusividad de manera simultánea, no existe posibilidad alguna de saber cuál está en lo cierto y cuál es incorrecta.

Sin embargo, alguien podrá pensar que incurro en un grave error al negar que la religión pueda ser inclusiva. Al fin y al cabo, es evidente que las verdades que se otorga la religión no son precisamente de carácter anecdótico. De hecho, la religión se caracteriza por proclamar certezas globales, afirmaciones universales que suelen beneficiar a los que creen en ellas pero que, al mismo tiempo, también incluyen y afectan —normalmente de manera no tan beneficiosa— a quienes siguen otras creencias o a quienes no albergamos creencia religiosa alguna. En este sentido, yo defiendo que la religión no puede considerarse inclusiva sino intrusiva ya que, fundamentalmente, se dedica a entrometerse en todo lo que concierne tanto al propósito, al valor y al significado de nuestras vidas como —y esto es lo más divertido— al sentido de nuestra muerte .

Por consiguiente, la espiritualidad al servicio de una religión excluyente e intrusiva no hace más que alejarnos claramente de los lugares comunes donde podríamos compartir un humanismo sin recelos. La espiritualidad inclusiva no puede ser religiosa.

 

4 comentarios sobre “Religión intrusiva

Agrega el tuyo

  1. La mera existencia de las distintas confesiones religiosas ya es un indicador de la exclusividad implícita en cada una de las versiones respectivamente defienden.

    Si no hubiera hechos diferenciadores entre las distintas confesiones, no existirían tales confesiones. La religión, separa, divide, aísla más que une. Y lo que es más importante: una confesión religiosa no lo es solo por defender una postura que acoge a sus integrantes, sino también por diferenciarse de las posturas de las demás confesiones, lo cual no implica que los disidentes no formen parte del juego, sino que éstos están en el juego haciendo “trampas” o no queriendo acatar las normas. La confesión A cree tener la razón e incluye en su articulación teológica a los de las confesiones B, C, D y E como dignos de ser juzgados por dios por no seguir el recto camino.

    Cada confesión, defiende un plan divino distinto, pero como no hay manera de escapar de ese plan, quienes no sigan las instrucciones, tendrán que acatar las consecuencias.

    Y todo esto ocurre simultáneamente en todas y cada una de las cosmovisiones religiosas.

    No hay escapatoria.

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo.
    Las religiones gestionan ideologías que mueven masas. Se nos olvida que la verdadera espiritualidad crea encuentros entre personas, no instituciones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: