Religión infantil

Esto me pasó a mí…

12 comentarios sobre “Religión infantil

Agrega el tuyo

  1. Voy a ser impertinente:
    Me temo que cualquier imagen basada en los supuestos libros revelados que nos podamos hacer de dios se corresponderá siempre con una visión infantil. Esto es así por la sencilla razón de que tales escritos pertenecen a la “infancia” de la humanidad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Como ya sabes, me encanta la impertinencia. La pertinencia está sobrevalorada.

      Existe una dicotomía entre creer y no creer en Dios. En el caso de superar esta, existen más. Y una de ellas es, si se decide creer en Dios, escoger la imagen del Dios en el que se cree. Aunque cualquier religión tiene algo —o mucho— de mágico, y en ese sentido tenga algo —o mucho— de infantil, uno puede ir descartando esas percepciones de Dios que más infantilizan.

      Un dios que le quita un trabajo a una persona para dársela a otra que ha pedido poder trabajar; al que se le da las gracias porque no has sido tú quien ha muerto en un atentado; al que se le pide que cure a tu hijo de su leucemia, cuando otros muchos hijos de otros muchos padres mueren todos los días por la misma enfermedad; al que se demanda protección al salir de viaje, cuando miles de personas mueren en accidentes de tráfico; al que se da las gracias por el pan de cada día, cuando decenas de miles de personas mueren de hambre todos los días…

      Esa forma de creer en Dios es la que me hizo ateo. Y puedo ser creyente, hoy por hoy, porque ya no creo así.

      Me gusta

      1. Sentir la necesidad de tener a alguien que te ame de una manera sobrehumana puede ser comprensible e incluso loable, pero no me parece que sea precisamente una manera de alejarse de una concepción infantil de dios.

        Me gusta

      2. Ningún problema:
        básicamente mi definición se concentra en el anhelo por preferir la existencia de un ser que haga la función de padre amoroso y eterno. El planteamiento de vida que nace de ese anhelo y que implica la necesidad de querer estar siempre amparado “bajo las faldas” de papá/mamá, me parece una visión tremendamente infantil ya que, por analogía, es lo que suelen hacer los niños para sentirse protegidos.

        Me gusta

      3. Es curioso, pero no es eso lo que busco. Mi necesidad de sentirme amado y protegido no me lleva a refugiarme en Dios, sino a buscar a mis congéneres. Más de una vez ya he dicho que mi presunción de la existencia de Dios es de carácter filosófico.

        Me gusta

      4. Lo celebro Cantaire. Pero entiendo que aceptas mi definición como ejemplo de lo que se podría considerar una visión infantil de dios… dejando al margen tu concepción personal, me parece evidente que esa imagen de dios protector, amoroso y sustituto del amor paterno/materno es absolutamente habitual y generalizada.

        Una pregunta: ¿Cómo articulas ese carácter filosófico de tu presunción de la existencia de dios?

        Me gusta

      5. No lo acabo de ver claro, Cantaire. El ateísmo serio, no cuenta con articulaciones filosóficas para la inexistencia de dios… solo disponemos de la fragilidad de las articulaciones a favor de su existencia. En otras palabras: el ateísmo, en rigor, no puede afirmar que dios no existe (ya que tal afirmación es imposible de comprobar de manera definitiva ni desde la filosofía ni desde la ciencia), sino que se limita a señalar que ninguno de los argumentos teístas son lo suficientemente convincentes o sólidos como para ser ciertos.

        Por lo tanto, insisto en conocer cómo articulas tu creencia en base a la filosofía ya que, a lo mejor, es lo suficientemente seductora y novedosa para mí como para replantearme mi posición.

        Me gusta

      6. Seguimos en las mismas. Yo no puedo demostrar la existencia de Dios, pero tú tampoco su inexistencia. Por tanto, ante un mismo fenómeno ambos, por las razones que sean y que aquí sería demasiado largo de explicar, partimos de unas premisas distintas; lo cual nos lleva a formularnos preguntas distintas. Tu partes de la presuposición de. Que no hay dios y yo, de que sí hay Dios. Es así de simple y,ala vez, complicado.

        Me gusta

      7. Un día de estos vota lanzar la Tablet por el balcón. ¡Harto me tiene con su iniciativa propia a la hora de escribir! Al más mínimo descuido hace de las suyas.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: