Tengo miedo a “los elegidos”

Hay que revisar —y urgentemente— todo ese tinglado teológico de el pueblo elegido por Dios, el sacerdote o el pastor ungidos y elegidos por Dios, o el dirigente de la iglesia elegido por Dios. La historia demuestra que no se puede atribuir al Espíritu Santo la presunta elección, tanto de reyes del Antiguo Testamento —según las Escrituras, Dios ni siquiera quería reyes— como de los dirigentes de las iglesias de hoy.

Somos nosotros quienes los elegimos, y Dios hace lo que puede con nuestras elecciones. La frase “Dios quita y pone reyes” (Daniel 2, 21) ha de ser revisada y actualizada, por mucho que aparezca en la Biblia. Muchos la han usado para justificar auténticas atrocidades. Cuando Dios escoge a alguien, lo hace para que sirva con humildad a los demás. Si no hay servicio humilde, es que no ha habido elección.

Para los cristianos, el único elegido es Jesús de Nazaret. Los demás —todos los demás— lo único que hacemos es incorporarnos a su proyecto. No hay más Reinado que el suyo, ese que ejerció a los pies de sus amigos, durante la cena de aquella noche que precedió a su detención, tortura y asesinato. Así elige Dios. Y así son los elegidos por Dios.

Les he cogido miedo a los auto proclamados elegidos por Dios, o a los proclamados por otros en olor de multitudes. Nadie debería ir por la vida haciendo gala de eso. Nadie debería pensarlo para justificar sus decisiones. Es un fardo demasiado pesado para ser llevado por un ser humano. Compadezco a quien lo crea. Si realmente ha sido escogido por Dios, la humildad que confiere dicha elección lo obligará a no invocarla nunca. Quien lo hace se descalifica a sí mismo. Quizá sea más deseable un dolor de muelas que un presunto elegido, con un libro sagrado en una mano y en la otra un mandato de Dios. Porque, a veces, usará las dos para fustigar a quien le lleva la contraria, o a quien le quita la razón. Un cierto síndrome mesiánico le permitirá discriminar el trigo de la cizaña. Y sabrá a ciencia cierta lo que tiene que hacer…

Sin embargo, Jesús de Nazaret se limitó a esparcir la semilla y a verla crecer. No arrancó la cizaña (Mateo 13, 24-30), e incluso prohibió a sus seguidores hacerlo. Entendía que eso es cosa de Dios, quien tiene la paciencia de verlo todo madurar. Pensaba que será Él quien decida qué es trigo y qué cizaña, no el “salva patrias” de turno. Además, el maestro galileo estaba convencido de que muchos se llevarán una sorpresa cuando el Padre del Cielo decida hacerlo. Invitará a la fiesta de la salvación a todos aquellos a los que los elegidos habían despreciado (Lucas 14, 16-24). Los creían cizaña, y se equivocaron.

El Dios de Jesús de Nazaret busca por los caminos a los marginados, leprosos, hambrientos, cojos, paralíticos, ciegos y prostitutas; a los excluidos del mundo. El galileo pulverizó por tanto, en nombre de su Padre, el asunto ese de los elegidos. Intuía que hasta de las piedras pueden salir hijos de Abraham (Mateo 3, 9). Parece que estuviese haciendo un aviso a los navegantes que se creen escogidos

Juan Ramón Junqueras Vitas (Periodista y teólogo)

18 comentarios sobre “Tengo miedo a “los elegidos”

Agrega el tuyo

  1. Lo peor del caso es que hay mucho mindundi por ahí que se cree iluminado e imbuido por un don especial que lo autoriza a erigirse en juez, guía y maestro de los demás. A los tales, Pablo de Tarso les lanza una filípica de padre y muy señor mío en Romanos 1, 14 – 2, 29. Y, es curioso, esos salva patrias, como tú los llamas, o salvaiglesias, como los llamo yo, usan un fragmento de ese mismo pasaje para justificarse; y no caen en la cuenta de que ellos mismos se están poniendo la soga al cuello.

    Le gusta a 1 persona

  2. Lo que la historia demuestra es que la manera más eficaz de manipular a las masas es proclamar que tu proyecto (político, religioso, etc) es un encargo divino.

    Es imprescindible desenmascarar a aquellos que dicen estar cumpliendo una misión de dios y que, además, lo dicen con arrogancia y apartando a los demás a codazos.

    Los primeros que deben abandonar el debate son quienes afirman ser aquello que es imposible ser; los primeros que deben ser expulsados de “la casa” (hago referencia aquí a Gran Hermano) son quienes aseguran saber aquello que es imposible conocer.

    Le gusta a 1 persona

  3. Buen artículo si señor, comparto plenamente la idea central del mismo que es la de valorar positivamente a los demás por lo que realmente son y hacen imitando a Cristo con ello y no por otras cuestiones.

    Digo imitando a Cristo porque a lo mejor podemos estar tentados a pensar que se pueden hacer las cosas también bien imitando otras actitudes distintas a las de Cristo y eso según creo no funciona, pues la historia de la humanidad hasta nuestro días lo confirma. Nada funciona bien fuera de los cauces de lo que Dios entiende como bien.

    Dicho esto y partiendo de esa base, me gusta también la idea expresada en el artículo de que Dios nos da plena libertad de elección y acción, libre albedrío lo denominamos, algo que es de suma importancia para Dios y también lo debe ser para nosotros, luego y como es natural, Él actuará conforme a lo que escojamos porque resulta que también Él hace lo que le dicta su libre albedrío y pocas veces por desgracia es coincidente con el nuestro. Sí, Dios también tiene albedrío y esa es la mayor similitud que tenemos con Él.

    Fue Lucifer quien cuestionó en la noche de los tiempos la calidad del libre albedrío de Dios, pero 6000 años de historia fue tiempo más que suficiente para demostrar al mundo y al universo entero que el libre albedrío de Dios cuando lo ejerce, es incuestionable a todos los efectos en cuanto a resultados, a los buenos resultados; porque en definitiva esto es lo que realmente cuenta, los resultados.

    Y en cuanto a la elección que hacemos sobre el tipo de personas que nos han de liderar, dirigir, orientar o ser guías en las cuestiones que queramos o que correspondan (en las religiosas también), pues vale, las elegimos y le damos nuestros votos de confianza, un voto de confianza basado en nuestro libre albedrío, el libre albedrío que ejerzamos en ese momento, esto lo ejercemos en los momentos que se precisen y punto. Sí con el tiempo cambiamos de parecer por el motivo que sea y le quitamos nuestra confianza, pues quitada queda. Esto también es ejercitar el libre albedrío y Dios lo respeta; otra cosa bien distinta como antes comentado es lo que va a hacer Él con nuestras elecciones siendo este otro tema interesante de discusión a tratar pero que no viene al caso ahora.

    El término ungido en la más extensa aplicación de lo que significa esta palabra como se comenta en el artículo, solo se debe aplicar a Cristo pues solo a Él le corresponde; a los otros que bien podamos ungir o bien ellos se ungen así mismos, pues puede valer para “andar por casa” pues algo hay que hacer para poner cierto orden o dar sentido a nuestras actividades y organización es religiosas en las que participa tanta gente, todo ese hay que gestionarlo con normas pues sin ellas la cosa sería aun más caótica de lo que es. Y a todo esto pues a Dios le parece bien, otra cosa como antes comentado es como Él lleve al final los asuntos y esto es lo que cuenta y vale de verdad.

    Resumiendo, si elegimos a ciertas personas para que en determinada época o tiempo nos dirijan y no nos gusta lo que hacen, les retiramos nuestra confianza y punto.

    En absoluto pensemos que esto es difícil de realizar por las trabas administrativas, de orden interno, normativas, etc, que ello pueda conllevar. No, realmente es fácil si se trata de organizaciones religiosas, basta con retirarles nuestro apoyo económico y veréis como se arregla todo y con gran rapidez. Es una lástima que esto no sea tan sencillo con otras organizaciones como las políticas, pero si es fácil con las religiosas con excepción de la católica al estar tan estrechamente ligada al poder político como es en el caso de España.

    Y es que es en los laicos donde reside realmente el poder aunque no lo creamos, solo que tenemos que ejercerlo según nos dicte en ese momento nuestro libre albedrío con el que Dios nos formó, libre albedrío que desde luego debemos perfeccionar hasta alcanzar la calidad del que tiene nuestro buen Dios, pero en esto solo contamos o debemos contar con su ayuda que es el único en el que podemos confiar, dejarles a otros esta función es harto peligroso, debemos ser sumamente cuidadosos en esto.

    Abrazos.

    Me gusta

    1. Intrínseca a la democracia es la actitud de “sospecha preventiva”. Como bien dices, nosotros elegimos a quienes dirigen —aunque es una forma de hablar. En realidad elegimos a quienes elegirán a quienes vayan a dirigir, puesto que hablamos de una democracia representativa. Mira que sería fácil ahora elegirlos directamente. Basta un simple programa informático—, pero lo hacemos “sospechando”, ya que si no fuera así no los elegiríamos por un periodo determinado de tiempo. Esa “sospecha preventiva” ha de generar otra actitud: la “vigilancia activa”. Y demasiado tiempo hemos pasado del tema. Ante una actitud paternalista de los dirigentes, hemos desarrollado a nuestra vez una actitud infantil: “Ellos saben lo que hacen porque Dios los ha elegido”.

      Pues no. Eso no funciona. Y debido a esas dos actitudes juntas —paternalismo e infantilismo— hemos tenido muchos problemas. Sé que la palabra “sospechar” puede tener connotaciones negativas. No es mi intención. Y por eso he añadido la “vigilancia activa”. No se trata de sospechar por sospechar. Se trata de asumir que quienes hemos elegido para que nos dirijan son seres humanos como nosotros, ni más ni menos, que pueden equivocarse. Pueden, incluso, hacer las cosas mal a sabiendas. No lo presumo, pero soy consciente de la posibilidad.

      Una comunidad madura nunca debería dejar que los dirigentes tomen decisiones importantes sin, en primer lugar, informar a la comunidad de sus planes para, en segundo lugar, informarse ellos de cómo los recibe la comunidad. Así, aunque los dirigentes tengan una responsabilidad que deben cumplir, el peso de sus decisiones importantes no recaerá solo en sus espaldas.

      Me gusta

      1. Más que de sospecha preventiva, yo prefiero hablar de confianza con reservas. Puede parecer lo mismo, pero no lo es. La sospecha parte de na actitud negativa. La confianza, en cambio, lo hace desde una visión positiva. En el primer caso, casi se da por seguro que va a haber mala fe y se tiene el dispositivo preparado para intervenir a la menor señal de alarma. En el segundo, se espera buena fe y, por si acaso las cosas no fueran como se espera, se mantienen unas reservas para actuar si es necesario.

        Me quedo con la confianza con reservas y mantengo vigilancia activa para poder actuar en caso de que sea necesario.

        Le gusta a 1 persona

  4. “Porque yo elijo”, decía Neo. Pero mucho antes Asimov. La capacidad de elegir es lo que distingue al humano de la máquina. Elegido, sujeto pasivo de elección, puede ser cualquier cosa, animada o inanimada, para elector, aunque la triste actualidad parezca negarlo, se requiere estar vivo y ser inteligente.

    Le gusta a 2 personas

  5. En primer lugar agradecer este foro,quería poner antes mi testimonio,con el tema de las denuncias, pero no me dejaba.Creo que lo estas haciendo bien, por eso salen denuncias.Con el tema de los elegidos ,pueblo de Dios, etc etc hay que tener cuidado.En cualquier rama ideológica ,religiones,sindicatos,partidos políticos, termina habiendo una estructura.Hay una canción de Pedro Guerra,que dice contra el poder que solo muestra aquella mitad,contra el poder que debilita que nada da y todo quita.Cuando hablo de esto,pienso en lo mio en mis siglas,esto no va por nada y por nadie.No quiero decir que todos los poderosos sean malos ni mucho menos, coincido con lo que habéis dicho ,hay que observar,se este donde se este,sin consentir que hagan cualquier cosa,sin cuestionar nada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: