Cristianismo y política

El compromiso individual del cristiano con el ámbito de la política me parece no sólo deseable, sino imprescindible. No, evidentemente, para perpetuar soluciones deshumanizadoras, sino para proponer alternativas basadas en los principios humanizadores del Reinado de Dios. El cristiano, siguiendo las palabras de Jesús de Nazaret, quiere ser sal en la tierra, luz en el mundo, levadura en la masa y, que yo sepa, el ámbito político sigue estando en la tierra, en el mundo, y en la masa social. No seré yo quien diga a nadie a quién votar, o con qué partido político colaborar. Pero sí puedo decir, sin temor a equivocarme, qué hizo Jesús de Nazaret cuando estuvo aquí:

El profeta galileo se colocó al lado del pobre, del obrero, del perseguido por los fundamentalistas religiosos, de los marginados por razón de sexo, de los hambrientos, de los presos, de los inmigrantes, de las mujeres, de los niños —que eran el más bajo escalafón social—. Se enfrentó al poder establecido cuando este conculcaba derechos fundamentales de las personas. Se opuso a la pena de muerte. Se declaró a favor de la reinserción social de los delincuentes. Pactó con nacionalistas y los integró a su proyecto, así como con filo terroristas, con quienes hizo lo mismo. Dialogó con el Imperio, pero no se dejó engañar por sus cantos de sirena. Y, sobre todo, situó la solución completa a los problemas de este mundo en un ámbito absolutamente supra político. Su Reinado, su voluntad de reinar, no era de este mundo, aunque sí para este mundo.

El cristiano no puede abstraerse de las contingencias de la sociedad en la que vive. Las decisiones políticas nos afectan, vivimos en este mundo y somos ciudadanos de nuestra comunidad. Además, afectan también a los más débiles y marginados, a quienes somos llamados a proteger. Una cosa es poner todas nuestras esperanzas en la política, y otra muy distinta olvidar nuestra responsabilidad como ciudadanos. Creo que en este asunto se han malinterpretado dos mensajes de las Escrituras:

  1. En primer lugar, cuando el apóstol Pablo exhorta a los cristianos a obedecer a las autoridades superiores, se refiere a que las admitamos en tanto que son superiores en lo secular, y en absoluto porque determinado régimen político tenga la aprobación de Dios.
  2. En segundo lugar, cuando Pablo explica que “no somos de este mundo“, lo dice para que no pongamos todas nuestras esperanzas en él —pues se acabará—, pero no creo que lo dijese para que nos mantengamos indolentes, cruzados de brazos, mientras vemos cómo el mundo se auto destruye.

El compromiso cristiano ha de llegar también hasta el ámbito de la política. No para dominarla —el Reinado no es de este mundo— sino para orientarla —el Reinado sí es para este mundo—. Sin centrar nuestra esperanza solo en el mundo de la soluciones humanas, sino humanizando al mundo poniendo en práctica los valores connaturales al Reinado de Dios: solidaridad, protección, cuidado esencial, acogida, y respeto.

Juan Ramón Junqueras Vitas (Periodista y teólogo)

19 comentarios sobre “Cristianismo y política

Agrega el tuyo

  1. Totalmente, las políticas de inclusión y populares son la manera de alcanzar un poco de paz en este mundo convulsionado, esto mundo egoísta y perverso. Esta llegando el fin? Bueno si…
    . Esta escrito.
    Pero que me encuentre trabajando por la paz y la inclusión.
    Abrazos!

    Me gusta

  2. Todo mi apoyo,estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión, que bien estaría el mundo si todos vieran la vida igual que Jesús vivio con las primeras comunidades y siempre estando al lado del más débil, y sin hacer acepción de personas.Yi solo creo en ese JESÚS DE NAZARET lo demás ya no me interesa

    Me gusta

  3. Me declaro incompetente para comentar este artículo, ya que veo clarísimamente que virtudes como “solidaridad, protección, cuidado esencial, acogida, y respeto”, tienen una explicación convincente sin necesidad de apelar a ese “Reinado de Dios” (sea lo que sea lo que ese tipo de monarquía celestial implique o signifique). Esos valores no derivan del cristianismo: lo preceden.
    Quedo a vuestra disposición para ser vilipendiado.

    Me gusta

    1. Solo faltaba que aquí se te vilipendiase por eso… Porque no existe solo la divergencia. Está también la convergencia. Es decir, desde paradigmas distintos podemos converger en valores comunes. No hace falta —en absoluto hace falta— la “monarquía celestial” para defender y desarrollar los valores humanistas a los que los dos hemos hecho referencia. Hasta siento ya un cierto prurito al escribir esto último, porque resulta evidente.

      Le gusta a 1 persona

  4. ¡De acuerdo! Lo que pasa es que el cristianismo se ha vuelto una creencia de burbuja. Ir má allá, es caminar con el mundo. Bueno yo vivo en el mundo, no me he ido a otro lugar .¿ Dónde paganos impuestos? ¿Dónde paganos los servicio? ¿Dónde nos registranos cómo ciudadanos? ¿Donde sacamos nuestra identificación, cédula, pasaporte, carnet de conducir? ¿Dónde habitamos? ¿Donde No educamos? ¿Dónde nos transportamos? Entonces… Si vale la pena involucraese con todo aquello que está dirigiendo tu espacio físico (Pueblo, Provincia, País, Nación). Claro que debes involucrarnos. Saludos

    Me gusta

  5. Estoy de acuerdo contigo, la reflexion tiene las característIcas del que observa una relacion inclusiva con el Padre y el hijo.

    Ahora decir que Jesús es comunista, (según el dibujo que me hizo reir) imagínate si por estos versiculos que te menciono se piensa que Jesus era capitalista.

    Malaquías 3:10Reina-Valera 1960 (RVR1960)

    10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde…

    Y este otro: Jesús manifestó: “Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios” (Mateo 22:21)

    Algunos piensan que este es el versiculo “estrella” e idoneo para la separación de Iglesia y gobierno. Y otros muchos mas piensan que es
    como para separar los temas terrenales de los espirituales. Mi opinión es que Jesús conocía lo que el poder ejercía en los religiosos, y en las religiones de su época. Y tambien, lo que significa para el sistema politico el poder. En este caso el poder político era muy opresor en el factor económico y sus leyes injustas, lo que no es diferente a los tiempos actuales.

    Es mi opinión y concluyo, que el mensaje de él, era inclusivo, en responsabilidad y justucia para ricos y pobres, políticos y no políticos., religiosos y religiones. Tan es así que si a los ricos le pedía que compartieran sus riquezas, a los pobre le reconmedaba que dejarán de pecar, puesto que en la mayoría, sus esperanzas estaban en las soluciones y poderes terrenales algo parecido a la idolatría.

    La misión de Jesús no fue crear un gobierno benefactor, sino un gobierno justo, en donde todos tienen responsabilidad con sus propias acciones y pecado.

    Me gusta

  6. Un gobierno justo… y social. Mientras haya las desigualdades tan extremas que existen, hará falta que los que más tienen se involucren —a través de sus impuestos— en la consecución de un mundo más igualitario.

    Me gusta

  7. Es complicado este tema,con lo cual mas merito por tu parte Juan Carlos.Es curioso,si buscáis un facebook de Cristianos Comunistas lo encontrareis,de Protestantes Anarquistas o Cristianos Libertarios lo encontrareis .Hay mucha miga en esto.A mi me da un cierto miedo que el creyente se meta en política y sobre todo en las altas esferas,tampoco lo prohibiría.Pablo Iglesias ha llegado a decir si Jesucristo viviera hoy votaría a Podemos.Lo digo como frase ,no pretendo meter caña ni a un lado ni a otro, En mi caso particular me veo como votante, si hubiera tenido la oportunidad la rechazaría.En el nombre de Dios se siguen haciendo locuras.Al margen de lo que hiciera alguien que llegase a la presidencia del gobierno,siendo creyente,yo respetare.Para mi es muy complicado ,planteo lo siguiente si Benjamín llegase al gobierno ,que haría con el ejercito.Hay creyentes que son partidarios de tener un ejercito,defenderse en casos extremos, si lo quitara me hecharia a mucha gente encima.Se entra o no en guerra con un país.Por otro lado las políticas sociales son importantes.Yo hoy digo que no lo de mezclarse en política,libertad total para quien quiera formar parte de ella

    Me gusta

  8. Sin duda que comparto el sentir de tus palabras Juan Ramón. Mi experiencia, que recién termina hoy, lo avala. He estado comprometido durante dos años en labores municipales como concejal en el ayuntamiento de mi localidad. Y eso no sólo me ha permitido servirla desinteresadamente velando por los intereses generales contrapuestos a los personales, que se dejan ver y mucho; sino que me han permitido trabajar codo con codo con personas no creyentes o no practicantes de fe alguna, pero que comparten esos valores humanísticos que mencionáis en la entrada y los comentarios.
    El balance es muy positivo, tanto por lo “conseguido”, lo “comenzado” y lo “compartido”. No creo que sea un error mantener el deseo de continuar cerca de estas personas comprometidas allá donde vaya a vivir en un par de meses. Más si cabe, cuando en mi comunidad eclesial, éste u otro compromiso, en la comunidad o localidad, brilla por su ausencia.
    Un tema tabú, este de la política en los cristianos. Y eso que las relaciones en la comunidad o en la institución, reproducen demasiadas veces lo peor de la política secular.
    El lema del Maestro “no vine a ser servido, sino a servir…” ha sido uno de mis “leitmotiv”, y una salvaguarda contra cualquier atisbo de desviación.
    Abrazos!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: